Los otomis son un pueblo indígena del centro de México

La discriminación en México

Los otomis son un pueblo indígena del centro de México

En México somos uno de los países mas racistas, eso no lo niega nadie, pero es debido al elevado numero de casos de discriminación registrados pero no denunciados que se dan todos los días que nos ponen en el radar. Lo peor del asunto es que es hacia nosotros mismos la mayoría de estos casos. Las comunidades indígenas en México viven en una marginación y realmente en el olvido de la sociedad y gobierno, que los rechaza porque son diferentes y se han negado a cambiar sus costumbres ya que atesoran sus estilos de vidas tan diferentes.

Son muchos los que usan el termino “indio” en un tono despectivo y humillante para con estas personas que solo buscan ganarse la vida, como todos hacemos y como bien dice Perla Cristal Gómez en vivirméxico, cuando intentan vender sus artesianas la policía incurre en un trato despectivo y en vez de simplemente multarlos, como a cualquier ciudadano, se les trata con la punta del pie. Insultándolos y muchas veces recurriendo a la violencia física. Y todo porque hablan, visten y se ven diferentes a nosotros la “gente de la ciudad”, “civilizados y superiores”, según la concepción de estas personas ignorantes y faltos de patria pero que si están gritando: ¡Viva México!, el 15 de septiembre.

¿Por qué les llamo faltos de patria? Sencillo, los pueblos indígenas y su cultura en máximo apogeo durante la era precolombina son los verdaderos antecesores de nuestro país, a los que debemos respetar y mantener presentes en nuestra cultura actual, rescatando tradiciones y el valor histórico que tienen para la humanidad. Esto no quiere decir que cambiemos nuestro estilo de vida occidental al que aspiramos, creo que ya es tarde para eso, pero si debemos respetar e incorporar a nuestra cultura general ese gran legado que se nos dejo de épocas anteriores a la conquista, y que aun persisten en el día a día de muchas personas, que si bien son minoría no dejan de ser importantes ya que ellos también son mexicanos, también tienen derechos humanos y un gran valor al ser los portadores de una cultura que es patrimonio de la humanidad y debería serlo del pueblo de México.

Me encantaría que se llevarán a cabo mas movimientos como la manifestación indígena que ocurrió en Guadalajara donde se alzo la voz para exigir se respeten los derechos que les otorga la constitución y el derecho de ganarse la vida de manera digna y con su propio trabajo.

En resumen, dejemosnos de pataletas cuando países de otras regiones del mundo nos cierran las puertas por el riesgo de portar un virus y eliminemos una gran enfermedad que esta en todos los mexicanos: el racismo. Y esta no requiere medicinas solo un poco de reflexión.

93 thoughts on “La discriminación en México”

  1. lo malo esque discriminamos a personas de nustras tierras pero a los americanos les hacemos fiestas
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ke mal¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿¿

  2. hola tiene toda la razon, sabes segun la gente es culta pero no el racismo y el menosprecio a los indigenas es gente ignorante e inculta ,por que gracias a los indigenas son parte de nuestra identidad como mexicanos, si muchos nos mezclamos y con varias nacionalidades pero con el simple hecho de nacer aqui somos mexicanos , no podemos sentirnos orgullosos de ser mexicanos si nos descriminamos a nosotros mismos como nacion , es por eso cuando vean eso solo digan y que los escuchen sin tener miedo si dicen “indio” a un indigena digan ” que lastima por usted por su ignorancia” y si pregunta por que ” por que nuestros ancestros fueron indigenas y todos somos iguales nadie es menos ni mas”

  3. al decir “que hablan, visten y se ven diferentes a nosotros” gente de la ciudad estas siendo despectivo y racista. Ten mas cuidado con lo que escribes.

  4. es curioso como se ve la discriminacion en el pais, cuando todos pertenencen al mismo pais, en ocasiones se ve estos casos por ejemplo hacia los mexicanos en estados unidos pero estan en otro pais y de echo no lo justifico pero se ve mas mal en personas del mismo pais, no importa como sean las demas personas… en que nos puede afectar como los demas vistan, o como es su fisico o color… por favor!! hay que darse cuenta que todos los seres humanos son importantes y en muchas ocasiones este tipo de racismo afecta a personas incluso a ninos.. ya que hoy en dia se ve mucho en las escuelas… nadie elige su color, altura, fisico antes de nacer, todos merecen el mismo trato y oportunidades, como mencionaba gabi efectivamente si una persona tiene mas dinero se le respeta mas pero se han puesto a pensar que las personas con bajos recursos son igual de capaces el problema en ocasiones es que no tienen el medio ecnomico para pagar sus estudios o superarse, los invito a que los que entren a esta pagina hagan un cambio y no te dejes llevar por como una persona luce dales la oportunidad quizas tu puedas ayudar, y si alguna persona que haya sido descriminada lee esto dejame decirte QUIZAS TU TIENES MAS EDUCACION QUE ESTAS PERSONAS QUE DESCRIMINAN, personalmente considero que una persona con educacion no descrimina …..a caso no te ensenaron esto en la escuela….. o no conoces la constitucion todos somos iguales,……saludos a todos

  5. El etnocentrismo es la creencia de nuestras propias pautas de conducta son siempre naturales, buenas, hermosas o importantes, y que los extraños, por el hecho de actuar de manera diferente, viven según patrones salvajes, inhumanos, repugnantes o irracionales.Harris Marvin.

    Es cierto que el etnocentrismo está presente frente a la discusión que plantea el blog hacia la discriminación de las tribus indígenas que habitan en México y que son patrimonio cultural no solo de México sino de todo el mundo, en ellas se evidencia claramente esa tendencia de rechazo que tienen el hombre de hoy día quien cree que solo las culturas industrializadas y modernas son las mejores, en contraste a las otras formas de vida en el pasado. Las personas intolerantes hacían las diferencias culturales ignoran por completo el hecho de haber sido endoculturados (haber adoptado los estilo de vida que se transmite dentro de las generaciones de una cultura) en el seno o hábitat de otro grupo cultural en este caso un grupo indígena mexicano como los Otomis, todos esos supuesto estilos de vida salvajes y primitivos serian ahora los suyos. Por lo tanto con esta reflexión se invita a que las personas entiendan otras culturas, distintas dentro de su contexto y a entender sus prácticas esto es denominado relativismo cultural, el entendimiento de las diferencias culturales.

  6. Lucha contra la discriminación de los migrantes
    LOS LATINOS SIENTEN GRAVE LA DISCRIMINACIÓN EN EU. UN SONDEO REVELA ACTITUDES COMUNES Y DIFERENCIAS PROFUNDAS ENTRE LOS DIVERSOS GRUPOS DE LATINOS
    Maribel Hastings
    Corresponsal de La Opinión
    18 de diciembre de 2002

    WASHINGTON, D.C.– Una gran mayoría de los latinos de Estados Unidos considera que la discriminación es grave en la comunidad y una tercera parte manifiesta que conoce casos concretos de discriminación, si es que no la ha sufrido en carne propia.
    En resumen, el 82% dice que la discriminación es el principal problema que les impide tener éxito en general, a la vez que el 83% atribuye la discriminación que sufren a los propios latinos y casi la mitad, el 47%, califica de severo el problema.
    Asimismo, los hijos de los inmigrantes hispanos se adaptan rápidamente al modo de vida estadounidense e incluso adquieren puntos de vista similares a sus contrapartes estadounidenses, según un sondeo del Pew Hispanic Center y la Fundación de la Familia Henry J. Kaiser.
    “La población latina está atravesando por un rápido proceso de cambio. Los hijos de los inmigrantes están absorbiendo el inglés y los modos de vida estadounidenses a pasos rápidos. Hay una brecha generacional en los hogares de inmigrantes entre los padres nacidos en el extranjero y sus hijos americanizados. Esto es una señal de que el crisol de razas está funcionando”, declaró Roberto Suro, director del Pew Hispanic Center al dar a conocer el reporte en una rueda de prensa.
    Lo anterior son dos de las varias conclusiones de la Encuesta Nacional sobre Latinos 2002 conducida entre abril y junio de este año por el Pew Hispanic Center y la Fundación de la Familia Henry J. Kaiser. Fueron entrevistados 2,929 latinos, 2,024 de ellos nacidos en el extranjero y 915 nacidos en Estados Unidos.
    Gran parte de los encuestados habla español (1,309) y la mayoría procede de México (1,047). El margen de error es de más o menos 2.41 puntos porcentuales.
    Asimilación
    La conclusión sobre la asimilación sugiere a los analistas que no existen bases sólidas para las preocupaciones expresadas, en especial por algunos políticos, de que los hispanos se resisten a asimilarse y a aprender inglés.
    “El alcance de la asimilación lingüística es bien poderoso”, agregó Suro.
    “El sondeo evidencia que los hijos de los inmigrantes hablan inglés y expresan puntos de vista más cercanos a la idiosincrasia estadounidense que la generación inmigrante”, dijo Suro.
    No obstante, hay asuntos en los que expresan una perspectiva más latina en lo que tiene que ver con la importancia de la familia y el tamaño del gobierno.
    Por ejemplo, sólo 29% de los latinos piensan que se puede ser exitoso en el trabajo a expensas de su vida familiar y personal comparado con 46% de los anglosajones.
    Sin embargo, sólo 17% de los hispanos que hablan predominantemente español expresaron el mismo punto de vista comparado con aquellos latinos que se expresan sobre todo en inglés.
    Asimismo, por ejemplo, 89% de los latinos piensan que los familiares son más importantes que los amigos comparado con 67% de los anglosajones.
    El sondeo señala que aunque los latinos sienten que Estados Unidos ofrece mejores oportunidades de progreso, están preocupados por la situación de los valores morales y familiares en la nación.
    Por ejemplo, un 80% de los latinos siente que sus hijos que crecen en Estados Unidos tendrán mejores oportunidades educativas que ellos y el 76% piensa que tendrán mejores trabajos. No obstante, sólo el 56% cree que sus hijos que crezcan en Estados Unidos tendrán los mismos valores morales que ellos tienen.
    “El sondeo concluye también que la inmigración ha ampliado y transformado a la población hispana en las pasadas dos décadas. Lo que falta por ver es si los inmigrantes y sus hijos se están asimilando al inglés y al modo de vida estadounidense”, dijo Suro y explicaba que, “aunque el lenguaje cambia, con el paso de las generaciones vemos en los latinos un carácter más consistente con las creencias de los inmigrantes recién llegados”, dijo Suro.
    El analista explicó que, si bien es cierto que los latinos comparten ciertas actitudes y creencias diferentes de las de los anglosajones y de los afroamericanos, “los latinos no se identifican, no se ven como una cultura única o simple, no se ven persiguiendo objetivos políticos comunes”, declaró Suro. “No hay mucha cohesión entre los latinos de diversas nacionalidades y de diversos niveles de asimilación”, añadió.
    Es decir, los latinos son diferentes, por ejemplo de los afroamericanos, en que no comparten el mismo sentido de pertenencia, el mismo lazo, propósito o las quejas comunes al mismo grado, según el análisis.
    Por ejemplo, un inmigrante colombiano que sólo habla español tiene más en común con un inmigrante mexicano en sus mismas condiciones que las que tiene ese mexicano recién llegado con el mexicano cuya familia lleva cien años residiendo en Texas, dijo Suro.
    En un tema que convergen todos, sin embargo, es la importancia de la familia. “Para un latino que ha vivido toda su vida y sus padres hasta cien años en este país, su opinión sobre la importancia de la familia es casi lo mismo que la de un latino recién llegado”, indicó Suro
    Discriminación
    El sondeo reveló que los latinos no sólo enfrentan la discriminación social, sino que se discriminan entre ellos mismos.
    El estudio dice que 83% de los latinos reportan que la discriminación de latino a latino es un problema y 47% dice que es un problema severo.
    Asimismo, varía entre las diversas nacionalidades. Por ejemplo, 61% de los colombianos y 57% de los dominicanos son más propensos que los mexicanos (48%), los cubanos (42%) y los puertorriqueños (39%) a sentir que la discriminación es un grave problema. Los salvadoreños (54%) y todos los centro y sudamericanos están divididos más equitativamente en torno al tema.
    Al preguntarles sobre experiencias personales, el 31% de los encuestados reveló que ellos o alguien cercano a ellos sufrió algún tipo de discriminación en los últimos cinco años por su herencia étnica o racial.
    Cuando se les preguntó por qué fueron discriminados, un 35% dijo que por el idioma que hablan, un 24% respondió que por su apariencia física y el 20% manifestó que por una combinación de ambos.
    Asimismo, muchos hispanos encuestados reportaron formas sutiles de maltrato por su pertenencia étnica o racial, incluyendo el trato poco respetuoso (45%), y el 41% reportó haber recibido pobres servicios, mientras que el 30% relató tratos menos sutiles como insultos o sobrenombres.
    Un 78% dijo que la discriminación les impide progresar en sus lugares de trabajo y el 75% expresó que la discriminación les impide progresar en las escuelas.

    http://www.um.es/tonosdigital/znum5/Recortes/latinos.htm
    http://lacasadelamuerte.obolog.com/discriminacion-estados-unidos-121666

    http://www.corteidh.or.cr/tesauro/tr1388.cfm
    Corte Interamericana de Derechos Humanos … Educación cívica | Educación contra la discriminación

    OEA Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) … Relatoría sobre los Derechos de los Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial
    Existe una amplia legislación contra la discriminación en materia de igualdad de … La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la … de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos desea felicitar una vez más a … de crucial importancia como es el combate efectivo en contra de la exclusión … La promoción de la igualdad y la eliminación del racismo, la discriminación, … los derechos humanos de los pueblos indígenas y los migrantes
    El 13 de enero de 2003 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ….. Humanos de trabajadores migrantes mexicanos, por discriminación … el recrudecimiento de legislaciones y prácticas discriminatorias contra el
    Opinión Consultiva n – Corte Interamericana de Derechos Humanos
    http://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/votos/vsa_cancado_18_esp.docSimilares
    Has publicado que a ti también te gusta esto. Deshacer
    Formato de archivo: Microsoft Word
    El drama de los refugiados y los migrantes indocumentados
    Lucha contra la discriminación de los migrantes: Opinión Consultiva OC-18 de la Corte Interamericana de. Derechos Humanos sobre la no discriminación

    http://redalyc.uaemex.mx/pdf/325/32513412.pdf

    ¿Cuánto cuesta mantener un preso?
    Mantener un preso en España cuesta 54,79 euros al día, es decir unos 298 pesos argentinos, según cifras oficiales. En las cárceles estatales de los Estados Unidos, un encarcelado cuesta un promedio de 65 dólares diarios, es decir 247 pesos argentinos.

    Por otra parte, como un dato que no puede dejar de tenerse en cuenta más allá de la cuestión cultural y hasta filosófica de no intervención del Estado en la delicada cuestión carcelaria, la empresa norteamericana Corrections Corporation of America, que gestiona privadamente más de sesenta penitenciarías norteamericanas, factura un promedio de 42 dólares diarios, unos 165 pesos argentinos, y su balance muestra que obtiene rentabilidad empresaria(!).

    Si estos números son fidedignos, mostrarían que la gestión de una cárcel privada ahorra cerca del 40% del gasto penitenciario al Tesoro norteamericano. Enfrentando estos números con el costo por mantener un preso en las cárceles españolas, es 45% mayor en España y también es holgadamente mayor como se ha visto en los mismos Estados Unidos.

    Pero Martín Gershanik, director de “Unidos por la Justicia”, una ONG argentina integrada por jueces, fiscales, defensores oficiales y abogados, aclara sobre lo relativo que es abrir juicio en base a estos números: “el planteo de una cifra en sí misma puede parecer simplista” en la temática carcelaria explica Gershanik.

    Por empezar, y aunque casi todos lo olvidan en sus análisis, porque todo lo relativo a la seguridad de un Estado o sociedad es, por esencia, caro, debe recordar “Prisiones y Penas”.

    Pero además se es simplista al hablar de la cuestión carcelaria por sus costos, como refiere Gersahnik, porque cualquier adentrado mínimamente en los temas penitenciarios conoce de los sistemas y escenarios totalmente dispares según sea el país que se analice carcelariamente hablando.

    Sabe como premisa que no es lo mismo una ejecución de la pena con pretensión de resocializar y otra con el encierro como único principio. La primera es una cárcel con oferta a los internos de maestros, médicos, psicólogos, criminólogos y asistentes sociales y la segunda con casi nada de profesionales para atender a los reclusos.

    No es lo mismo un preso en una cárcel española o del Servicio Penitenciario Federal argentino, que un preso en las cárceles norteamericanas. Por supuesto.

    Y esto, no con mucha frecuencia pero para destacar cuando surge, tiene fuerza hasta para trascender las ideologías.

    Así, sorprende que desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una ONG tradicionalmente enfrentada a la gestión carcelaria, Paula Litvachky reconozca que el tema carcelario con su complejísima problemática no debe encararse desde el lado monetario. Al menos, no como punto de partida de un debate serio”.

    “La eficiencia del gasto en el tema penitenciario es secundario, es meramente instrumental. No podemos debatir si se gasta mucho o poco en cada preso cuando todavía está pendiente una discusión sobre las políticas judiciales, sobre los valores que hay que sostener y sobre cuánta gente, como sociedad, podemos tolerar en situación de cárcel”, explicó Litvaschky, directora del Programa de Justicia Democrática del CELS.

    “El gravísimo aumento exponencial de la población carcelaria argentina debido al abuso de las prisiones preventivas es una de las discusiones más importantes que aún están pendientes. Luego de resolver cuestiones como éstas, y recién entonces, se puede evaluar la eficiencia en el gasto oficial”, concluyó Litvaschky ante la consulta del diario argentino “Clarín”.

    Para poner en un cuadrito y colgarlo frente a los hacedores de las políticas penitenciarias de toda iberoamérica.

    Por otro lado Marcos Salt, profesor de Derecho Penal de la UBA y especialista en Ejecución Penal, en relación con la baja de costos que ofertan las empresas de prisiones privadas, subrayó que no hay que caer en la creencia de que “la privatización de las cárceles es la solución, porque ya se han tenido muy malas experiencias en Estados Unidos e Inglaterra”.

    Pero los dichos de Salt se ven relativizados con otros datos que arranca la gestión privada de las cárceles. Se han difundido estudios académicos que demostrarían que en los estados americanos donde las instituciones públicas compiten con las privadas, la eficiencia de la gestión estatal en materia penitenciaria aumentó y el costo promedio por interno disminuye de a poco.

    Otro dato es que en ese país, las penitenciarías privadas se iniciaron manejando únicamente centros de detención para inmigrantes pero con el tiempo, y esto induce solamente a atribuirse a la consistencia de su gestión, les abrió las puertas de cárceles con régimen de máxima seguridad.
    Repatriar a los emigrantes: vivos o muertos
    En la misma época, hace un año dio inicio el programa de repatriación de emigrantes mexicanos detenidos por la Patrulla Fronteriza en la región de Arizona. Consiste en regresar gratuitamente a los indocumentados que después de ser capturados deciden, de manera totalmente voluntaria, regresar a sus lugares de origen y no permanecer en la ciudad fronteriza por donde son devueltos. El transporte es pagado por el gobierno de Estados Unidos, que este año contrató los servicios de Aeroméxico pagando por el viaje de cada emigrante, desde la ciudad de Tucson, en el estado de Arizona, a la ciudad de México, poco menos de mil dólares (costo inexplicable, toda vez que el vuelo regular se puede obtener por un precio menor). El programa es operado de manera conjunta con autoridades mexicanas y tiene aristas sobre las cuales es importante reflexionar más detenidamente.
    Este programa surge como una reacción para mostrar que “algo” se está haciendo en una región de cruce indocumentado hacia la cual la política estadunidense de control de la frontera ha desviado los flujos migratorios. Por más que se critique, debemos reconocerle que presta ayuda a buen número de mexicanos -cansados después de intentar varias veces y hasta por varios días, de manera infructuosa, internarse en Estados Unidos- una vez que han vivido de cerca la noche en el desierto, las altas temperaturas y el miedo de ni siquiera saber dónde se encuentran. Según estimaciones de El Colegio de la Frontera Norte, 30 por ciento de los emigrantes en estas condiciones prefieren regresar a sus lugares de origen, y aun aceptando que el retorno sólo sea temporal, el programa por lo menos les evita, en este viaje, riesgos mayores y solamente por eso debe ser bienvenido.
    Por supuesto, no debemos engañarnos, el programa salva algunas vidas, pero no resuelve nada. El emigrante que se acoge a él, muy seguramente, después de un tiempo en su lugar de origen, de no encontrar trabajo y de superar el trauma de haber sufrido el desierto, lo más probable es que vuelva a intentar el cruce hacia Estados Unidos.
    Por otro lado, el gobierno mexicano, como en muchos otros casos, no aprende de las enseñanzas que dejó el primer año de operación. Muchas de las críticas que seguramente recibirá el programa se derivan de su operatividad más que del proyecto mismo, y muchas de éstas serían evitables si se adoptara otra actitud. Claro, habrá que ser vigilantes de eventuales abusos en el trayecto, pero eso no basta; sería bueno garantizar que el programa funcione correctamente, que las devoluciones sean realmente voluntarias, que adicionalmente se generen programas de reinserción en las zonas de origen, que ayuden al emigrante a superar lo que para muchos de ellos es un fracaso, como puede ser algún programa de empleo, aunque éste sea de carácter temporal. Se ha insistido, sin éxito, en que la sociedad civil tenga una participación en la operación del programa, toda vez que ello le daría transparencia a éste y evitaría las críticas.
    Por último, sería bueno analizar el papel que pueden jugar una serie de actores de carácter privado que lucran, de manera perfectamente legal y en algunos casos en forma inmoral (hoteles, líneas aéreas, prestadores de servicios, etcétera) con este proceso, y que no contribuyen en nada a su solución o alivio, a pesar de los enormes beneficios que de él obtienen. Por ejemplo, la compañía Aeroméxico, que fue contratada por el gobierno estadunidense para regresar a los emigrantes, es la misma que los lleva a esa zona y los deposita en la ciudad de Hermosillo. Es decir, ahora el boleto de ida lo paga el emigrante y el de regreso el gobierno de Estados Unidos, el negocio es doble, ahora sí: es redondo.
    Por ello resulta por lo menos vergonzoso que esta misma compañía ignore las solicitudes que de manera reiterada le han formulado organizaciones de la sociedad civil para que transporte de manera gratuita los cadáveres de los emigrantes que fallecieron en su intento de cruzar hacia Estados Unidos y que no tuvieron la opción de acogerse al programa de repatriación. Efectivamente, la Coalición Pro Defensa del Migrante, una red bajacaliforniana de albergues para migrantes, ha solicitado, sin obtener respuesta, que Aeroméxico transporte gratuitamente dichos cadáveres, en virtud de las enormes ganancias que el proceso le ha dejado. Inclusive puede hacerlo en los mismos vuelos en los que se regresa a los emigrantes vivos y que obviamente vienen sin equipaje alguno; se podrían regresar los ataúdes de aquellos que fallecieron, todo esto sin incurrir en costo alguno.
    Un mínimo de compromiso social hacia un proceso que les deja tanto dinero, Ƒes mucho pedir? Así como se gestionó el regreso de los emigrantes vivos, Ƒno se podría negociar el de los emigrantes muertos? ƑCuál es la moral que rige a quienes su supone gestionan este proceso?
    http://prisionesypenas.blogspot.com/2009/07/cuanto-cuesta-mantener-un-preso.html
    http://www.jornada.unam.mx/2005/06/26/021a1pol.php
    http://www.sitiosespana.com/notas/2011/abril/cuanto-vale-preso.htm
    ERROR JUDICIAL Y RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL …
    www3.diputados.gob.mx/camara/…/Error_juridico_docto79.pdf- Bloquear todos los resultados de www3.diputados.gob.mx
    ¿No funciona? Puedes acceder a tu cuenta y realizar búsquedas bloqueando los resultados de www3.diputados.gob.mx.
    Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat – Vista rápida
    a estos y en caso de que éstos fueran insolventes, se podía reclamar al Estado la reparación … 2 David Cienfuegos Salgado, “Responsabilidad estatal y error judicial en México”, Lex, Difusión y Análisis, …. El Poder Judicial se niega a ser el causante del costo que significaría para el Estado ….. Estados Unidos Mexicanos ).
    http://www3.diputados.gob.mx/camara/content/download/223608/579800/file/Error_juridico_docto79.pdf
    http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:FWYeUONdPl8J:www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_182_esp.doc+en+caso+de+error+judicial+cuanto+es+el+costo+estados+unidos&hl=es&gl=mx&pid=bl&srcid=ADGEEShx06YpuqeQp3W7X6ZS3DuS9c0ROyVWY15mqd3uRR7u7mv9Vo01SwtFiw3fSIVj3Qtn_8izWvonWI8gq1PpL4bOHi_4l7vZbJXAznfH-sVlC2ExGYr2eF2LRLAw0MDUkTaR_EW6&sig=AHIEtbTwjLOap0VH2nW7U7_NnsIGebriFg&pli=1
    son los inmigrantes, habiéndose producido muchos casos de abuso policial contra ellos. En Estados Unidos los indígenas y los negros han sido las principales víctimas … En cuanto a los negros que también formaban parte de la población

    http://www.slideshare.net/ulpas/el-racismo-presentation-618489
    http://bibliotecadigital.conevyt.org.mx/colecciones/documentos/migracion/violencia.pdf
    http://www.uscis.gov/files/nativedocuments/M-618_sp.pdf

    INFORME SOBRE INMIGRACIÓN EN ESTADOS UNIDOS: DETENCIONES Y DEBIDO PROCESO
    IV. OBSERVACIONES Y PREOCUPACIONES DE LA CIDH EN TORNO A LA DETENCIÓN MIGRATORIA, LAS CONDICIONES DE DETENCIÓN Y EL IMPACTO EN EL DEBIDO PROCESO

    A. Detenciones y aplicación de la ley migratoria en Estados Unidos

    1. Cuestiones generales

    99. Las personas no ciudadanas que se hallan bajo detención migratoria en Estados Unidos se encuentran en dos amplias categorías: las detenidas en la frontera o en un puerto de entrada, y las aprehendidas en el interior de dicho país. En una frontera o puerto de entrada, toda persona que no pueda probar su ciudadanía estadounidense, residencia legal permanente válida, o la posesión de una visa válida puede terminar en detención migratoria si se determina su “inadmisibilidad”[122]. También pueden ser detenidos los no ciudadanos que sean aprehendidos en el interior cuando hayan ingresado a Estados Unidos en contra de la ley; los ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes que no puedan probar su estatus migratorio; o los no ciudadanos que hayan violado leyes migratorias después de su entrada, convirtiéndose así en “deportables”[123]. En resumen, los migrantes no documentados, los no ciudadanos con visas, los residentes legales permanentes y, ocasionalmente, incluso los ciudadanos estadounidenses pueden ser puestos en detención migratoria[124].

    100. Los oficiales de migración del ICE[125] y del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza[126] (CBP, por sus siglas en inglés), están facultados para detener personas cuando las consideren dentro de las causales de inadmisibilidad o deportación. El fundamento principal para la detención migratoria se encuentra en la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA por sus siglas en inglés), en las Secciones 235 y 236 que se refieren a las personas sujetas a procedimientos de deportación[127], y en la Sección 241 que se refiere a los casos en los que se ha emitido una orden final de deportación[128].

    101. Como se verá a lo largo de esta sección, una de las preocupaciones principales de la CIDH se basa en la aplicación de esta normativa que, en la práctica, se ha traducido en que Estados Unidos recurra cada vez con más frecuencia a la detención de inmigrantes, a pesar de que en muchos casos la privación de la libertad no resulta necesaria ni apropiada de conformidad con los estándares internacionales sobre el derecho a la libertad personal. En efecto, el uso de la detención para migrantes por parte del ICE casi se ha duplicado durante la última década, pasando de aproximadamente 209.000 en el año fiscal 2001 a 378.582 en el año fiscal 2008[129].

    102. La información recopilada por la Comisión Interamericana indica que la detención migratoria en Estados Unidos se aplica como la regla y no como la excepción y que las posibilidades de obtener la liberación son sumamente limitadas. Aunque en términos generales se hace referencia a la necesidad de garantizar la presencia de la persona sometida al proceso migratorio o de proteger la seguridad de la población, no existen determinaciones individuales sobre la aplicación de estos criterios a cada persona sometida a detención migratoria bajo criterios de necesidad y proporcionalidad.

    103. Asimismo, existen preocupaciones en cuanto al período de duración de las detenciones. Si bien el DHS ha informado que la duración promedio ha disminuido hasta llegar a 30 días[130], se ha recibido información que indica que este promedio no refleja la realidad, además de que se vislumbra un posible aumento de los períodos de detención en el futuro cercano debido al retraso de los tribunales de migración[131].

    104. En adición a lo anterior, la CIDH tomó nota de la prevalencia de la detención por razones migratorias de personas pertenecientes a grupos vulnerables. Por ejemplo, el DHS estima que aproximadamente 1,400 solicitantes de asilo que no han cometido delito alguno se encuentran diariamente en detención en Estados Unidos[132]. La aplicación generalizada de la detención a solicitantes de asilo no resulta compatible con el derecho a la libertad personal. Otro ejemplo es el de las personas que padecen enfermedades mentales. La División de Servicios de Salud para Inmigrantes (DIHS por sus siglas en inglés) estima que un 2 a 5% de la población de inmigrantes detenidos en promedio cada día sufre de alguna enfermedad mental seria y persistente, y que hasta un 16% podría requerir servicios de salud mental[133]. En la sección respectiva se hará referencia a los problemas de los servicios de salud de las personas migrantes sometidas a detención. Aunque hay mejorías importantes respecto de la detención de familias de inmigrantes, el ICE todavía detiene familias en las instalaciones de Berks en el estado de Pennsylvania. A esto se suman los adultos mayores y niñas y niños no acompañados que son ubicados de manera inapropiada en instalaciones de seguridad. La Comisión Interamericana destaca que la detención conlleva profundos impactos físicos y psicológicos, particularmente en estos grupos vulnerables[134].

    105. De manera general, llama la atención de la CIDH el daño significativo que el carácter indefinido de la detención migratoria causa en las personas detenidas. Varios detenidos comentaron a la Comisión Interamericana que uno de los aspectos más difíciles de la detención era la incertidumbre respecto de cuando podría finalizar, así como al estado de sus casos[135].

    106. A continuación, la CIDH se referirá al marco legal, los procedimientos y las preocupaciones en primer lugar, respecto a las detenciones en la frontera o puerto de entrada o cerca de éstos; en segundo lugar, respecto a las personas detenidas al interior del país; y en tercer lugar, respecto a la situación de las personas sometidas a detención indefinida.

    2. No ciudadanos detenidos en la frontera, puerto de entrada, o lugar cercano

    107. La Comisión Interamericana no puede dejar de mencionar que ha recibido información preocupante respecto del impacto de ciertas medidas fronterizas de control de inmigración. En particular, se ha presentado información sobre medidas extremas como la construcción de un muro de cientos de millas en la frontera entre Estados Unidos y México desde el año 2006, así como los efectos negativos en los derechos humanos de las personas inmigrantes[136]. Uno de los aspectos más nocivos de las barreras físicas en las fronteras, es el carácter temporal de dichas medidas, en tanto induce a los inmigrantes a “redirigirse” a zonas en las cuales no existe la barrera física, que son normalmente zonas de extrema peligrosidad por sus condiciones extremas. En suma, este tipo de medidas contribuye a incrementar las muertes de inmigrantes indocumentados, tal como ha sido verificado por diversas organizaciones[137]. Más grave aún resulta la información sobre muertes de inmigrantes que al intentar pasar la frontera son neutralizados por agentes de inmigración a través del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza[138].

    108. Aunque un análisis detallado de estos temas se encuentra fuera del alcance del presente informe, la CIDH destaca la gravedad de los efectos de ciertas políticas migratorias en la frontera así como de los abusos y excesos cometidos por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. La Comisión Interamericana continuará prestando especial atención a esta situación.

    a. Deportación expedita

    109. Las personas no ciudadanas sujetas a deportación expedita son detenidas de conformidad con la Sección 235 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, por sus siglas en inglés) hasta que un oficial de inmigración decida si serán deportados de manera inmediata. En este procedimiento no existe revisión judicial[139]. Cabe mencionar que de todas las personas deportadas en el año fiscal 2008, un 32% habrían sido sometidas a deportación expedita[140].

    110. La deportación expedita es un procedimiento sumario llevado a cabo por los oficiales de inmigración[141] sin revisión judicial, que permite acelerar la deportación de los no ciudadanos inadmisibles[142]. Se aplica a las personas no ciudadanas cuando no poseen documentos apropiados[143] o poseen documentos falsos[144] al llegar a la frontera, cuando son interrogadas cerca de la frontera poco después de haber entrado a Estados Unidos, o cuando arriban a un aeropuerto o por vía marítima (puertos de entrada)[145].

    111. Entre abril de 1997 y noviembre de 2002, la deportación expedita únicamente se aplicaba a las personas no ciudadanas en los aeropuertos o en fronteras terrestres[146]. Desde entonces, el ICE ha extendido la aplicación de la deportación expedita a las personas no ciudadanas que ingresen sin autorización por vía marítima, que no puedan probar su presencia física en Estados Unidos por más de 14 días y que sean aprehendidas dentro de 100 millas aéreas de las fronteras terrestres con Canadá y México (aproximadamente 115 millas terrestres)[147]. Así, por ejemplo, se aplica a no ciudadanos que logran cruzar la frontera sin ser inspeccionados o admitidos por un oficial de migración, pero que posteriormente son hallados en puntos de control vehicular del ICE, en buses o en trenes registrados por agentes del ICE, o cuando el CBP los encuentra caminando desde la frontera[148].

    112. Aquellas personas que al llegar tienen una visa válida pero que afirman tener temor de regresar a su hogar o su intención de solicitar asilo, también pueden ser sometidas a procesos de deportación expedita, puesto que se considera que su deseo de buscar refugio permanente invalida sus visas temporales, lo que las deja en la misma categoría que quienes no poseen documentos apropiados[149]. De acuerdo con el Informe sobre Solicitantes de Asilo en Deportación Expedita[150] emitido en 2005 por la Comisión Bipartita sobre Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF, por sus siglas en inglés), de 353 expedientes de solicitantes de asilo que se revisaron, 18 tenían documentos válidos en principio, que fueron invalidados debido a que expresaron su intención de solicitar asilo[151].

    113. En el caso de que un no ciudadano “indique una intención de solicitar asilo (…) o un temor de persecución”, será referido a un oficial de refugio para una “entrevista sobre temor fundado”[152]. De conformidad con la ley, el solicitante de asilo deberá permanecer detenido mientras espera la entrevista sobre temor fundado y sus resultados[153]. El informe de la Comisión Bipartita USCIRF indica que un período de espera habitual para recibir una entrevista sobre el “temor fundado” es de 2-14 días, pero los abogados de migración señalan que la espera puede ser de hasta un mes o más larga[154]. Más aún, la espera para recibir los resultados de la entrevista de temor fundado alarga el proceso, especialmente en las oficinas regionales del ICE que tienen un retraso sustancial en el trabajo relativo a solicitudes de refugio. Durante toda la fase de entrevista de “temor fundado”, un solicitante de asilo permanece sujeto a deportación expedita y, por ende, en detención obligatoria, sin posibilidad alguna de ser liberado[155].

    114. Las personas solicitantes de asilo que superan la entrevista de temor fundado se les permite solicitar asilo, salen del procedimiento de deportación expedita y se sujetan a procedimientos decididos por un juez de migración[156]. Si un solicitante de asilo no supera la entrevista de temor fundado puede apelar la decisión ante un juez de migración, que está obligado a conocer de la apelación en una semana[157]. Aquellos que no pasan la entrevista de temor fundado permanecen bajo deportación expedita y continúan detenidos hasta ser deportados de Estados Unidos[158].

    115. Algunas cifras sobre las personas solicitantes de asilo pueden encontrarse en el informe de 2005 de la Comisión Bipartita USCIRF que determinó que en un 50% de las entrevistas para deportación expedita los oficiales de inmigración no proporcionaron información respecto a la posibilidad de solicitar asilo, un 72% de solicitantes de asilo identificados firmaron su declaración escrita ante un oficial de inmigración sin oportunidad de revisarla o de que fuera traducida, y un 15% de los casos observados no fueron referidos para una entrevista de “temor fundado” a pesar de haber manifestado un temor fundado de persecución[159]. En similar sentido, durante sus visitas a los centros de detención en Texas y Arizona, la CIDH entrevistó a varios solicitantes de asilo detenidos que informaron haber firmado declaraciones juramentadas y otros documentos sin que se les hubiera otorgado la posibilidad de revisarlos o de comprender lo que firmaban.

    116. En virtud de lo anterior, la Comisión Interamericana expresa su preocupación por el alto número de inmigrantes sometidos al proceso de deportación expedita sin acceso, o con un acceso muy limitado, a representación legal[160], y sin que se les garantice el derecho a ser oídos por un juez de migración para presentar sus fundamentos legales o de otra índole para justificar su permanencia en Estados Unidos.

    117. De particular preocupación resulta la situación de las personas solicitantes de asilo, dado que el proceso de deportación expedita carece de los elementos necesarios para identificar adecuadamente los alegatos de esta naturaleza. La CIDH considera preocupante que el Estado no haya implementado las recomendaciones propuestas por la Comisión Bipartita USCIRF con miras a garantizar los derechos de los solicitantes de asilo frente a los procesos de deportación expedita[161].

    118. Una persona solicitante de asilo puede completar con éxito la entrevista de temor fundado ante un oficial de refugio, o en apelación ante un juez de migración; sin embargo, si dicha persona anunció su necesidad de protección en la frontera o en el puerto de entrada, todavía será considerada como “extranjero que llega” y por tanto está sujeto a detención sin posibilidad de fianza. Las personas bajo esta situación sólo son elegibles para libertad condicional, como se explica más adelante[162]. En la siguiente sección se detalla la situación de los “extranjeros que llegan” no sometidos a deportación expedita.

    b. Extranjeros que llegan

    119. Al igual que las personas solicitantes de asilo y las personas que huyen de persecución, otros no ciudadanos que son detenidos en la frontera o en un punto de entrada cuando los oficiales de migración no pueden confirmar su admisibilidad, son designados como “extranjeros que llegan”[163]. Bajo ciertas circunstancias, los residentes legales permanentes pueden ser tratados como “extranjeros que llegan” hasta que exista una determinación que confirme su admisibilidad[164]. Esta categoría de no ciudadanos que llegan, que pueden tener una visa o estatus válidos para ser admitidos en Estados Unidos, no están sujetos al procedimiento sumario de “deportación expedita” y por tanto tienen acceso a la revisión judicial de sus casos[165]. Sin embargo, al igual que otros “extranjeros que llegan”, estas personas son detenidas hasta que su petición de admisión sea resuelta por una corte de inmigración[166].

    120. Las o los no ciudadanos recién llegados designados como “extranjeros que llegan” tienen una gama limitada de derechos para ser liberados de la detención preventiva[167]. Las “personas extranjeras que llegan” no pueden acceder a la libertad bajo fianza ni a alguna otra forma de revisión de su detención ante un juez de migración[168]. Dichas personas sólo pueden solicitar la libertad condicional[169]. La libertad condicional les permite ser liberadas, pero se otorga únicamente a discreción del ICE[170] y no hay la posibilidad de revisión judicial de sus decisiones sobre libertad condicional[171]. Además, la aplicación de la libertad condicional para los “extranjeros que llegan” es excepcional, y tiene lugar solamente en aquellos casos que involucren “razones humanitarias urgentes o un beneficio público significante”[172].

    121. El ICE lleva a cabo un proceso en dos fases para determinar si la o el “extranjero que llega” debe ser puesto en libertad condicional. En primer lugar, el “extranjero que llega” debe demostrar que no presenta riesgo de fuga o un peligro para la seguridad[173]. No obstante, aunque la o el extranjero satisfaga este requisito, sólo un limitado grupo de no ciudadanos resultará elegible para obtener su libertad condicional. Las regulaciones federales establecen que los siguientes grupos son elegibles: no ciudadanos bajo condiciones médicas serias; mujeres embarazadas; menores de edad; testigos en procesos judiciales, administrativos o legislativos; y no ciudadanos cuya detención continua no es de interés público[174]. Pero inclusive si un no ciudadano calificara para ser puesto en libertad condicional en el proceso de dos fases antes descrito, será la decisión discrecional del ICE la que determine dicho resultado. Como se dijo, esta decisión discrecional no es susceptible de revisión judicial. Asimismo, el ICE podrá requerir otras garantías por parte del detenido antes de ponerlo en libertad, tales como pagar una fianza o reportarse periódicamente[175].

    122. En cuanto a la discrecionalidad en las decisiones relacionadas con la libertad personal, en particular, al analizar el procedimiento de libertad condicional para los “extranjeros excluibles” que ingresan al territorio de Estados Unidos, la Comisión Interamericana señaló lo siguiente:

    [U]n proceso legislativo por el cual se priva de la libertad a las personas no puede, a juicio de la Comisión, considerarse suficientemente preciso, justo y previsible, como lo exige el artículo XXV de la Declaración, cuando el resultado de ese procedimiento depende en última instancia de una discrecionalidad casi ilimitada de los propios funcionarios que son responsables de la adopción de esas decisiones. En tales circunstancias, la Comisión considera que el poder discrecional otorgado a las autoridades públicas para privar a los peticionarios de su libertad es tan amplio que excede los límites aceptables.[176]

    123. En el caso Rafael Ferrer-Mazorra, la CIDH expresó su especial preocupación ante el hecho de que la decisión administrativa sobre la libertad condicional no pudiera ser apelada[177].

    124. Ahora bien, respecto de las o los “extranjeros que llegan” que solicitan asilo, en octubre de 1998 y en respuesta a la entrada en vigencia de las leyes de inmigración de 1996, el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, por sus siglas en inglés) emitió sus “Directrices en materia de Detención y Libertad Condicional” (Detention and Parole Guidelines), dirigidas a sus directores regionales, las cuales, entre otras, regulan dichos casos[178]. Sin eliminar el carácter discrecional del otorgamiento de la libertad condicional, estas directrices incentivaron el otorgamiento de dicha libertad para las personas solicitantes de asilo. El Memorando de octubre de 1998 señala, en lo pertinente:

    Cualquier extranjero que se encuentre en proceso de deportación expedita deberá permanecer detenido hasta su expulsión de Estados Unidos y no será puesto en libertad a menos que, […] (2) el extranjero haya sido derivado a un proceso de deportación “completo” de acuerdo con la sección §240 (por ejemplo, luego de demostrar la existencia de “un temor fundado de persecución”). Aunque el otorgamiento de la libertad condicional es discrecional para todos los casos, es política del INS favorecer la liberación de las personas extranjeras que hayan demostrado la existencia de un temor fundado de persecución, siempre que no presenten riesgo de fuga o un peligro para la comunidad[179].

    125. Esta fue la política aplicada por el INS y su sucesor (ICE) en materia de libertad condicional, durante los nueve años siguientes, para las “personas extranjeras que llegan” que solicitan asilo. Sin embargo, en noviembre de 2007, el ICE revisó dicha política con el propósito de hacer más riguroso el proceso para la obtención de la libertad condicional[180]. Si bien bajo ambas políticas la decisión de otorgar libertad condicional es discrecional del ICE, las modificaciones de noviembre de 2007 restringieron aún más las posibilidades de los solicitantes de asilo para acceder a este beneficio. Bajo las Directrices de octubre de 1998, por lo general se consideraba de interés público la libertad condicional de un “extranjero que llega” solicitante de asilo si había podido acreditar un “temor fundado” a través de una entrevista[181]. El Memorando de 1998 no hace referencia a las cinco categorías enumeradas en las regulaciones federales[182]. En la Directiva de noviembre de 2007, el ICE tomó las cinco categorías de las regulaciones federales y las convirtió en criterios para la determinación de la elegibilidad del o la solicitante de asilo para el beneficio, mas no en causales para el otorgamiento de la libertad condicional en sí mismas[183]. De hecho, de acuerdo con la Directiva de noviembre de 2007, el pedido de libertad condicional de un “extranjero que llega” solicitando asilo ya no era considerada como de interés público y se incluyó una definición poco precisa al respecto[184].

    126. En consecuencia, tras noviembre de 2007, solamente un grupo de los “extranjeros que llegan” y solicitan asilo, y que pasaron la entrevista para acreditar un “temor fundado” reunieron los requisitos para recibir libertad condicional por ser considerados sus casos de interés público.

    127. De acuerdo con estadísticas del gobierno, en el año fiscal 2008 se detuvo a 4.606 extranjeros después de que habían pasado una entrevista de “temor fundado”[185]. El Estado informa que la duración promedio de la detención para extranjeros que llegan solicitando asilo, una vez culminado el proceso de entrevista de “temor fundado”, fue de 81 días en el año fiscal 2008. Un 75% de estos extranjeros que llegan solicitando asilo fueron detenidos hasta 90 días después de haber recibido resultados positivos con respecto a sus entrevistas de “temor fundado”[186]. Varias ONGs señalan que la duración promedio de la detención para extranjeros que llegan solicitando asilo probablemente es mayor de lo que indican las estadísticas oficiales[187]. Independientemente de cuál sea la cifra promedio exacta, la CIDH considera inaceptable que las personas extranjeras que llegan solicitando asilo deban pasar un período de tiempo considerable en detención, lo que contraviene no sólo las obligaciones internacionales en materia de libertad personal, sino también las normas específicas sobre refugiados.

    128. Cabe destacar que aun si aprueba la entrevista de “temor fundado”, la persona extranjera solicitante de asilo debe presentar una solicitud ante la oficina local del ICE para obtener la libertad condicional. De acuerdo con las estadísticas entregadas por el ICE a la Comisión Bipartita sobre Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF por sus siglas en inglés), sólo 215 de los 842 solicitantes de asilo (25%) detenidos entre noviembre de 2007 y junio de 2008 presentaron peticiones de libertad condicional[188], por lo que sólo ese número fue considerado para obtener dicho beneficio. La Comisión Interamericana también considera preocupante la información que indica disparidades regionales en las tasas de otorgamiento de libertad condicional, la aparente falta de consistencia y control de calidad de las decisiones en dicha materia y, en general, el bajo promedio de solicitantes de asilo que obtienen la libertad condicional luego de solicitarla[189].

    129. Estados Unidos hizo referencia a esta cuestión en sus observaciones de octubre de 2010:

    En enero de 2010, el ICE adoptó las modificaciones a la política “Libertad condicional para extranjeros que llegan con temor fundado de persecución o tortura.” Esta política habilita al ICE a tratar y priorizar el uso de recursos para la detención y responder a las necesidades de esta población vulnerable. Conforme a la nueva política, los extranjeros que arriban a Estados Unidos a través de un puerto de ingreso y que tienen temor fundado de persecución o tortura serán automáticamente considerados por ICE para la libertad condicional. Esto constituye un cambio respecto de la política anterior, que requería que los extranjeros solicitaran la libertad condicional por escrito, en forma inequívoca.

    Además, la nueva política agrega salvaguardas reforzadas de calidad, lo que incluye informes mensuales de las oficinas en el terreno del ICE y análisis desde la sede de tasas de libertad condicional y toma de decisiones, así como la revisión de tasas de cumplimiento para los extranjeros liberados en forma condicional.

    Además, mientras que la política anterior permitía a los agentes del ICE otorgar la libertad condicional basados en una determinación del interés público, no definió este concepto. En contraste, la nueva directiva explica que se sirve al interés público mediante la libertad condicional de extranjeros con temor fundado, que establecen su identidad, que no representan un riesgo de fuga o peligro para la comunidad y respecto de quienes no existen factores adicionales que desaconsejen su liberación.

    130. La CIDH destaca que el carácter sumamente restrictivo de la posibilidad de acceder a la libertad condicional, tiene especial incidencia y gravedad en las personas solicitantes de asilo, debido al impacto psicológico que la detención tiene en dichas personas[190], así como la importancia de la libertad para acceder a un debido proceso y obtener protección respecto de la solicitud de refugio[191]. La Comisión Interamericana saluda la información provista por el Estado en el sentido que los pasos apropiados estén siempre presentes a fin de garantizar los derechos de los solicitantes de asilo.

    c. Las nuevas directrices sobre libertad condicional para extranjeros que llegan solicitando asilo

    131. La Comisión Interamericana toma nota del anuncio del ICE en el sentido de que a partir del 4 de enero de 2010, viene haciendo efectivas las nuevas directrices sobre libertad condicional para extranjeros que llegan solicitando asilo, las cuales recomiendan el otorgamiento de la libertad condicional para las personas solicitantes de asilo categorizados como “personas extranjeras que llegan”, que hayan pasado por una entrevista para acreditar un temor fundado, que puedan establecer sus identidades, y que no presenten peligro de fuga o riesgo para la comunidad[192].

    132. En sus observaciones al proyecto del presente informe, Estados Unidos explicó que “en su carácter de división de una de las agencias del Gobierno de los EEUU, el ICE tiene a su cargo la implementación y ejecución del derecho interno en el ámbito de su jurisdicción”. Estados Unidos considera que la nueva política adoptada por el ICE con relación a los extranjeros que llegan “aborda en forma directa las preocupaciones de la Comisión sobre la detención de estos extranjeros” dado que “permite al ICE otorgar la libertad condicional a los extranjeros que llegan con un temor fundado de persecución y que no presenten peligro de fuga o riesgo para la comunidad, toda vez que no existan factores adicionales que se inclinen en contra de la liberación del extranjero”.

    133. El ICE indicó tres importantes aspectos de estas directrices. En primer lugar, los “extranjeros que llegan” buscando asilo serán automáticamente considerados para la libertad condicional, sin que sea necesario que se entregue una petición por escrito. En segundo lugar, las nuevas directrices requieren que las oficinas del ICE entreguen informes mensuales de manera que la sede central del DHS pueda analizar el número de solicitudes de libertad condicional, el proceso de decisión desarrollado por tales oficinas, y el nivel de cumplimiento de las condiciones impuestas a los solicitantes de asilo liberados. En tercer lugar, se exigirá que los oficiales del USCIS entreguen a los solicitantes de asilo que hayan pasado la entrevista de temor fundado, información sobre el nuevo proceso para la obtención de la libertad condicional y sobre la documentación relevante a favor de la determinación de su elegibilidad para la libertad[193].

    134. Aunque la CIDH considera que este cambio de política es un importante paso hacia la protección del derecho a la libertad personal de los solicitantes de asilo, considera

    http://cidh.org/countryrep/USImmigration.esp/Cap.IV.a.htm
    http://www.ilo.org/global/lang–es/index.htm
    http://www.oas.org/es/
    http://www.laprensa.hn/Secciones-Principales/Mundo/Estados-Unidos/Jueza-falla-a-favor-de-ley-HB-56-de-Alabama-que-criminaliza-a-inmigrantes

    LOS LATINOS SIENTEN GRAVE LA DISCRIMINACIÓN EN EU. UN SONDEO REVELA ACTITUDES COMUNES Y DIFERENCIAS PROFUNDAS ENTRE LOS DIVERSOS GRUPOS DE LATINOS
    Maribel Hastings
    Corresponsal de La Opinión
    18 de diciembre de 2002

    WASHINGTON, D.C.– Una gran mayoría de los latinos de Estados Unidos considera que la discriminación es grave en la comunidad y una tercera parte manifiesta que conoce casos concretos de discriminación, si es que no la ha sufrido en carne propia.
    En resumen, el 82% dice que la discriminación es el principal problema que les impide tener éxito en general, a la vez que el 83% atribuye la discriminación que sufren a los propios latinos y casi la mitad, el 47%, califica de severo el problema.
    Asimismo, los hijos de los inmigrantes hispanos se adaptan rápidamente al modo de vida estadounidense e incluso adquieren puntos de vista similares a sus contrapartes estadounidenses, según un sondeo del Pew Hispanic Center y la Fundación de la Familia Henry J. Kaiser.
    “La población latina está atravesando por un rápido proceso de cambio. Los hijos de los inmigrantes están absorbiendo el inglés y los modos de vida estadounidenses a pasos rápidos. Hay una brecha generacional en los hogares de inmigrantes entre los padres nacidos en el extranjero y sus hijos americanizados. Esto es una señal de que el crisol de razas está funcionando”, declaró Roberto Suro, director del Pew Hispanic Center al dar a conocer el reporte en una rueda de prensa.
    Lo anterior son dos de las varias conclusiones de la Encuesta Nacional sobre Latinos 2002 conducida entre abril y junio de este año por el Pew Hispanic Center y la Fundación de la Familia Henry J. Kaiser. Fueron entrevistados 2,929 latinos, 2,024 de ellos nacidos en el extranjero y 915 nacidos en Estados Unidos.
    Gran parte de los encuestados habla español (1,309) y la mayoría procede de México (1,047). El margen de error es de más o menos 2.41 puntos porcentuales.
    Asimilación
    La conclusión sobre la asimilación sugiere a los analistas que no existen bases sólidas para las preocupaciones expresadas, en especial por algunos políticos, de que los hispanos se resisten a asimilarse y a aprender inglés.
    “El alcance de la asimilación lingüística es bien poderoso”, agregó Suro.
    “El sondeo evidencia que los hijos de los inmigrantes hablan inglés y expresan puntos de vista más cercanos a la idiosincrasia estadounidense que la generación inmigrante”, dijo Suro.
    No obstante, hay asuntos en los que expresan una perspectiva más latina en lo que tiene que ver con la importancia de la familia y el tamaño del gobierno.
    Por ejemplo, sólo 29% de los latinos piensan que se puede ser exitoso en el trabajo a expensas de su vida familiar y personal comparado con 46% de los anglosajones.
    Sin embargo, sólo 17% de los hispanos que hablan predominantemente español expresaron el mismo punto de vista comparado con aquellos latinos que se expresan sobre todo en inglés.
    Asimismo, por ejemplo, 89% de los latinos piensan que los familiares son más importantes que los amigos comparado con 67% de los anglosajones.
    El sondeo señala que aunque los latinos sienten que Estados Unidos ofrece mejores oportunidades de progreso, están preocupados por la situación de los valores morales y familiares en la nación.
    Por ejemplo, un 80% de los latinos siente que sus hijos que crecen en Estados Unidos tendrán mejores oportunidades educativas que ellos y el 76% piensa que tendrán mejores trabajos. No obstante, sólo el 56% cree que sus hijos que crezcan en Estados Unidos tendrán los mismos valores morales que ellos tienen.
    “El sondeo concluye también que la inmigración ha ampliado y transformado a la población hispana en las pasadas dos décadas. Lo que falta por ver es si los inmigrantes y sus hijos se están asimilando al inglés y al modo de vida estadounidense”, dijo Suro y explicaba que, “aunque el lenguaje cambia, con el paso de las generaciones vemos en los latinos un carácter más consistente con las creencias de los inmigrantes recién llegados”, dijo Suro.
    El analista explicó que, si bien es cierto que los latinos comparten ciertas actitudes y creencias diferentes de las de los anglosajones y de los afroamericanos, “los latinos no se identifican, no se ven como una cultura única o simple, no se ven persiguiendo objetivos políticos comunes”, declaró Suro. “No hay mucha cohesión entre los latinos de diversas nacionalidades y de diversos niveles de asimilación”, añadió.
    Es decir, los latinos son diferentes, por ejemplo de los afroamericanos, en que no comparten el mismo sentido de pertenencia, el mismo lazo, propósito o las quejas comunes al mismo grado, según el análisis.
    Por ejemplo, un inmigrante colombiano que sólo habla español tiene más en común con un inmigrante mexicano en sus mismas condiciones que las que tiene ese mexicano recién llegado con el mexicano cuya familia lleva cien años residiendo en Texas, dijo Suro.
    En un tema que convergen todos, sin embargo, es la importancia de la familia. “Para un latino que ha vivido toda su vida y sus padres hasta cien años en este país, su opinión sobre la importancia de la familia es casi lo mismo que la de un latino recién llegado”, indicó Suro
    Discriminación
    El sondeo reveló que los latinos no sólo enfrentan la discriminación social, sino que se discriminan entre ellos mismos.
    El estudio dice que 83% de los latinos reportan que la discriminación de latino a latino es un problema y 47% dice que es un problema severo.
    Asimismo, varía entre las diversas nacionalidades. Por ejemplo, 61% de los colombianos y 57% de los dominicanos son más propensos que los mexicanos (48%), los cubanos (42%) y los puertorriqueños (39%) a sentir que la discriminación es un grave problema. Los salvadoreños (54%) y todos los centro y sudamericanos están divididos más equitativamente en torno al tema.
    Al preguntarles sobre experiencias personales, el 31% de los encuestados reveló que ellos o alguien cercano a ellos sufrió algún tipo de discriminación en los últimos cinco años por su herencia étnica o racial.
    Cuando se les preguntó por qué fueron discriminados, un 35% dijo que por el idioma que hablan, un 24% respondió que por su apariencia física y el 20% manifestó que por una combinación de ambos.
    Asimismo, muchos hispanos encuestados reportaron formas sutiles de maltrato por su pertenencia étnica o racial, incluyendo el trato poco respetuoso (45%), y el 41% reportó haber recibido pobres servicios, mientras que el 30% relató tratos menos sutiles como insultos o sobrenombres.
    Un 78% dijo que la discriminación les impide progresar en sus lugares de trabajo y el 75% expresó que la discriminación les impide progresar en las escuelas.

    http://www.um.es/tonosdigital/znum5/Recortes/latinos.htm
    http://lacasadelamuerte.obolog.com/discriminacion-estados-unidos-121666

    http://www.corteidh.or.cr/tesauro/tr1388.cfm
    Corte Interamericana de Derechos Humanos … Educación cívica | Educación contra la discriminación

    OEA Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) … Relatoría sobre los Derechos de los Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial
    Existe una amplia legislación contra la discriminación en materia de igualdad de … La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la … de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos desea felicitar una vez más a … de crucial importancia como es el combate efectivo en contra de la exclusión … La promoción de la igualdad y la eliminación del racismo, la discriminación, … los derechos humanos de los pueblos indígenas y los migrantes
    El 13 de enero de 2003 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ….. Humanos de trabajadores migrantes mexicanos, por discriminación … el recrudecimiento de legislaciones y prácticas discriminatorias contra el
    Opinión Consultiva n – Corte Interamericana de Derechos Humanos
    http://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/votos/vsa_cancado_18_esp.doc
    Formato de archivo: Microsoft Word
    El drama de los refugiados y los migrantes indocumentados
    Lucha contra la discriminación de los migrantes: Opinión Consultiva OC-18 de la Corte Interamericana de. Derechos Humanos sobre la no discriminación

    http://redalyc.uaemex.mx/pdf/325/32513412.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>