WE ARE THE CHAMPIOS, MY FRIEND

Comentario: Tsuritama (Saving the fuckin WORLD with fuckin FISHING)

WUT DA FUK?
¿Cómo?... Pues solucionando de porrazo el problema del hambre mundial y la crisis económica... Creo...

Nakamura Kenji es un nombre muy ligado al nacimiento y ascenso de NoitaminA. Junto al deKasai Kenichi, director de Honey and Clover, fue su trabajo el que definió el segmento, le dio una calidad equiparable a la de las megaproducciones de cualquier estudio de renombre y lo popularizó incluso entre la audiencia más mainstream; aunque, a diferencia del estilo serio y realista del primero, el suyo tirara más hacia lo experimental, surreal y bombástico. Digo, ¿alguien puede olvidar esa pequeña obra maestra de 3 episodios, el arco de Bake Neko que cerró la teleserie de Ayakashi allá por el 2006? ¿O su “secuela” Mononoke, hasta ahora considerada uno de los mejores animes de temática sobrenatural jamás hechos? Uff, viajes pastrulos dignos de estrella de rock en su apogeo, de lo más intensos, colorinches y divertidos, pero también excelentemente escritos y construidos, con trasfondo y complejidad.

Desde esos tiempos primigenios, nuestro querido director/creador (esta es su foto btw. Seeeh, empiezo a comprender…) ha sacado una nueva serie de vez en cuando (siempre para NoitaminA, eso sí), la última de las cuales es Tsuritama, una curiosa historia de escolares con la que logra lo que parecía casi imposible: sorprender (o mejor dicho, removerles los sentidos y las neuronas) aún a los habituados a sus fumadas. OU YEAH.

SOME REAL CHARACTER DEVELOPMENT HERE
Yuki nervioso!!! Yuki destruye!!! Yo me pongo igualito cuando me siento apabullado, superado en todo mi ser por esta vorágine que es la sociedad moderna... o cuando no me aguanto de ir al baño.

Ok, no se asusten tanto. Lo anterior no lo dije porque la serie sea una bizarrada suprema a la que tienes que asistir preparado con estupefacientes (aunque sigue siendo extraña como ninguna), sino porque tiene un enfoque completamente diferente a lo que es habitual de parte de Nakamura.

Me explico: Sus anteriores trabajos, con sus altos y bajos (el mayor de los cuales fue esa especie de Yu-gi-oh! Economy Edition llamado [C]), todos tenían un punto flaco: sus personajes. Estos siempre eran segundos ante la trama, con poco tiempo dedicado a su desarrollo, y la mayoría eran demasiado unidimensionales, que se sentían muy lejanos o “plot-devicey” y nunca te dejaban una impresión duradera.
En cambio, en Tsuritama, el manejar al cast correctamente es lo primero en la agenda. Es todo lo contrario: los personajes son antes que el plot, y lo segundo se mantiene simple (algunos dirán “idiota”) para dejar que los primeros se presenten, se desarrollen e interactúen de manera natural. Una decisión algo riesgosa, que lastra un poco el factor diversión por el que uno se aventuraría a ver las obras de Nakamura en primer lugar, pero que al final…, aunque dudes de eso varias veces debido a ciertos “detalles” (más sobre eso más adelante), aunque suene de lo más extraño, funciona.

No son lindos? Dan ganas de abrazarlos
Comandos anti-extraterrestres vestidos como conejos Teletubbies gigantes y con secadoras de pelo como armas. .. Por favor, por lo que más quieras Nakamura, dime qué carajos te fumas. Dame el secreto de tu AWESOMENESS.

La acción, por lo mismo que dije no es mucha, reduciéndose a unos contados clímaxes. No obstante, esas escenas tienen significado, descargan adecuadamente toda la construcción y a pesar de las limitaciones de la animación, la colorida atmósfera y cada cosa que sale en pantalla; son bastante AWESOME.
Aparte, los instantes de drama (el asunto de la familia de Natsuki o el de la abuela de Yuki, por ejemplo), logran ser realistas y conmovedores, haciendo de este un show muy entretenido y bien realizado principalmente.

Ahora, HAY que hablar de las jodidas ideas. FUCK!! El engendro tendrá una ejecución y un ritmo algo normalones, pero en este apartado es una genuina explosión de creatividad, especialmente en la segunda mitad cuando la historia adquiere rumbo y fuerza. A ver: Aliens-peces que controlan a la gente con pistolas de agua, una fabulosa organización secreta anti-invasiones llamada DUCK, un baile tradicional japonés como símbolo del Apocalipsis, el que la afición por LA PESCA sea la clave para salvar el mundo además del tema que une y le da sentido a todo lo demás… ¿Uds hubieran podido pensar en algo siquiera parecido? Es increíble cómo se logran combinar con éxito tanta WTF-ness, y todavía más en una serie que trata en esencia sobre el crecimiento de un grupo de adolescentes y que, lean bien, NUNCA deja de tomarse en serio a si misma. Yo me quedé verdaderamente impresionado de cómo me la creía, de cómo me atrapaba, de cómo “me metía” en esta épica batalla de pesca a pesar de que los personajes, la trama y las situaciones constantemente me recordaban: “Hey, estas viendo una ridiculez que parece haberse planeado sacando papeles al azar”.
Si bien la propuesta puede dejarte la cara cuadrada al comienzo, poco a poco disfrutas de ella sin ningún problema.

This Fishing Rod is my soul, Aniki!!!!
HISSATSU!!!! GIGA DRILL ENOSHIMA DOORI BREAKER!!!!1 RAAAAAWRR!!!

Y es justo ahí que está la parte mala: que se toma tieeeeempo para ponerse interesante, vaaarios episodios para que le agarres cariño. La primera mitad pareciera no tener mucha idea de hacia dónde quiere dirigirse, desvariando entre una construcción sosa, las caras y gritos de los protagonistas (Haru y Yuki empiezan siendo insoportables. Después ya te caen bien ^^), alguna bizarrada suelta por ahí y esas lecciones a lo shounen de pesca, las cuales tienen el objetivo, si, de preparar al prota para la segunda parte, pero que IMO no fueron lo suficientemente disfrutables y se pasaron un poco con las “super técnicas especiales”.
Sin embargo, a pesar de que me aburrí por momentos, creo que es innegable lo bien escrito y estructurado que está el show. Recordemos que esto es NoitaminA, el demonio de los 11 (ahora 12, al parecer. Ojalá sigan aumentando) episodios; y esta serie consigue contar lo que quiere sin tropezarse y con cada aspecto en las dosis adecuadas. Sabe exactamente cuánta historia debe tener para no resultar apresurada o mediocre, cuánto desarrollo darle a sus personajes para que adquieran vida, y aún con eso logra dedicarle el tiempo suficiente a la diversión y la acción.

Tsuritama es simplemente correcta. Una serie divertida para pasar el rato entre sonrisas, que balancea bien lo absurdo con lo realista, lo estúpidamente entretenido con un desarrollo más profundo, y que aprovecha adecuadamente el formato de NoitaminA. ¿Con qué locura nos vendrás luego, Nakamura?

WE ARE THE CHAMPIONS, MY FRIEND
De nuevo: aliens, bailes, turbantes, peces, monstruos gigantes y catástrofes globales... Si, mi juventud hecha anime. Esto, lamentablemente, es lo que los muchachos de ahora nunca tendrán.

2 pensamientos en “Comentario: Tsuritama (Saving the fuckin WORLD with fuckin FISHING)”

  1. Tsk, aun ni la empiezo .___.

    Yo he querido ver Ayakashi Japanese Classic Horror… pero no lo hallo por ningun lado T___T
    bueno, la halle! en 640×480 .—-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *