Se hubieran mandado un threesome y lo resolvían todo, damn itxD

Comentario: Sakamichi no Apollon (Life is just a Melody…)

SOB, SOB Y MÁS SOB
Todos tenemos grabado por siempre en los recuerdos un preciado instante de nuestra vida. Quizás una semana, tal vez un año entero en el que el mundo es hermoso, las emociones y deseos están a flor de piel, y cada día alberga una nueva sorpresa. El único tiempo en el que genuinamente “vivimos”….

El año pasado Ikuhara Kunihiko, el maestro detrás de Utena sorprendió a la industria con su regreso tras años de ausencia. Un regreso por todo lo alto, que aunque no llegó al nivel de su magnum opus noventero, confirmó que el realizador no había perdido ni una pizca de su talento, estilo o reconocida pericia detrás de la cámara (creo que así puede decirse también tratándose de animación, ¿no?) en ese tiempo. Ahora, en el 2012, le tocó el turno a otro legendario en el medio: Watanabe Shinichiro, el director de nada más y nada menos que Cowboy Bebop. ¿Cuál fue el resultado? Pues algo bastante similar.

A diferencia de Ikuhara, lo que nos trajo Watanabe en esta ocasión no fue una obra original sino la adaptación de un pequeño manga josei sobre adolescentes, amistad y música. Es decir (y es mejor aclararlo desde ya), NADA revolucionario, pero que a pesar de eso, de algún modo no tan extraño, consigue ser una experiencia mucho más refrescante que casi cualquiera de sus contemporáneos. Y esto no es porque haga algo completamente fuera de lo común o parteaguas en el género. En su lugar, diría que lo que tiene Kids on the Slope que le falta a cientos de similares es visión. Nuestro querido director, más allá de adaptar “bien” la historia, más allá de lograr escenas soberbias en cada cap, sean estas de drama, comedia o caracterización (lo que ya es bastante) aprovecha el setting y los temas para perseguir un objetivo: transmitirnos a la audiencia el amor de los personajes y por extensión el suyo (el señor, por si no lo sabían, es un gran músico y fanático de este género en particular) por la música jazz.

Un threesome y lo resolvían todo, damn it xD
The smell of NTR was strong in this series. Homo and Hetero, Permanent and never solved. You could even feel it on the skin, young ones

Pero no me malentiendan, Sakamichi no Apollon no trata solo sobre jazz y sería tonto encasillarla como un “anime musical”. Es ante todo sobre los personajes que están detrás del arte y cómo el descubrimiento del jazz sirve de catalizador para una asombrosa y tierna pero en igual medida realista experiencia de amistad.
Luego, esto de “comunicar la pasión” tampoco es tocado superficialmente. Watanabe entiende que alcanzar lo que se propuso con esta serie no quiere decir (a diferencia de lo que pasa con TANTAS otras, y no solo en Japón. You know what I mean) soltar piezas de jazz al azar esperando que la audiencia de alguna forma las aprecie, les agarre gusto y, con suerte, se anime a comprar el soundtrack. Porque la historia es verdaderamente una de inspiración y devoción hacia la música, a ese “algo” especial que uno llega a amar profundamente mientras crece y que se convierte en parte importante de la vida para siempre.
El tema de transmitir el afecto por el jazz a través de los personajes se puede sentir en cada minuto de SnA, haciéndola una obra de arte genuina y efectiva y a la vez un relato ligero con el que cualquiera puede identificarse.

Elaboraré un poco más sobre eso. Como cualquier otra forma de expresión, la música es usualmente sobre capturar y/o expresar un sentimiento o idea. Si hay una cosa que resalta de las varias escenas en las que los personajes tocan jazz durante el show es cómo lo que escuchas captura a la perfección el estado mental de cada miembro del cast. Y de esas, las más significativas son de lejos las sesiones de “jamming” en grupo, que expresan la mayor cantidad de cosas tanto para los personajes como para la audiencia. Esto es acentuado por el cuidado y detalle en las visuales. CADA cuadro de animación en los que los personajes le dan rienda suelta a sus instrumentos es único y extremadamente fluido. Prácticamente nada en la historia de la industria del entretenimiento se le puede comparar en ese respecto y yo, de hecho, apostaría lo que fuese a quien me diga los contrario. Wanna try?
En cuanto a la calidad visual en general y la música de Kanno Yoko, no vale la pena elaborar. Son EXCELENTES y ya.

HIGH SCHOOL IS HELL
FACT: Todo ser humano en algún momento de su experiencia secundariana termina mojado y con esta expresión frente al salón de clase. Y si lo hace acompañado de su mejor amigo, siempre dará lugar a estigmas sociales imperecederos, recuerdos bloqueados y al nacimiento de una nueva fujoshi en el planeta.

El otro gran aspecto que aprecio del show, empezando nomás porque así lo haya ideado la autora original, es que la relación principal sea una de simple amistad masculina. Digo: considerando lo importante que una experiencia así es para muchísimas personas alrededor del mundo, es casi penoso el número de veces y la forma como se trata en el anime moderno. Creo que es hasta el doble de probable que te topes con una historia carne para fujoshi de amor homosexual que con una de un par de tipos comunes y corrientes que se hacen amigos. Y como extra, para variar, el mayor énfasis no está en el amor (aunque lo haya por toneladas en cada episodio), dándole un espacio que ya se necesitaba a los simples lazos que se construyen entre jóvenes con intereses comunes.

Ya para terminar con las flores, menciono que es de las series anime más realistas que he visto. Y no “realista” porque el plot tenga sus pies sobre la tierra o el setting sea los 60s y haya referencias obligadas a los sucesos de esos tiempos; sino porque en verdad cada lugar, cada situación y, en especial, la amistad entre Kaoru y Sentaro se sienten como lo que uno experimenta en la vida real. Es algo en lo que también marca una diferencia enorme. En vez de salones de clase idealizados y siempre coloridos, tenemos ambientes cambiantes, que lo mismo pueden parecer desolados y sombríos como alegres y llenos de luz; y en vez de un par de estereotipos cumpliendo a rajatabla con una gastada rutina de gritos, hay allí dos muchachos de personalidades muy diferentes, casi antagonísticas, pero que disfrutan, se apoyan, juegan, se bromean, se insultan y aprenden el uno del otro a partes iguales, interactuando como personas de carne y hueso de esa edad (cargados de dudas, deseos y hormonas, ¿por qué no? ^^). El trabajo de caracterización no es otra cosa que impecable. Aunque al principio puedas ver con claridad el molde del que han salido los personajes, al tercer episodio ya no puedes creerte que hayan sido creados en papel.

Another great animu role model ^^
Músico, cool, suave, callado, vagabundo, ebrio eventual, manifestante político universitario, almost rapist… Creo que yo también estoy enamorado *u*

Lamentablemente, sin embargo, este anime no es perfecto. El pacing, el ritmo con el que se suceden los acontecimientos es demasiado apresurado de principio a fin, lo cual es especialmente notable en el progreso del romance entre Kaoru y Ritsuko y en ese final que parece caído del cielo… en el mal sentido. Los personajes no reciben una despedida apropiada ni con ellos mismos ni con la audiencia (un salto temporal que no nos dio nada nuevo), y la historia nos deja una cantidad preocupante de cabos sueltos (el destino de varios personajes, el lío de Sentaro con su padre, el abandono de su familia, de nuevo la relación entre Kaoru y Ritsuko, etc, etc). Este es uno de los casos en que lamento con ganas que NoitaminA no acostumbre dedicar más de una temporada a sus producciones, porque Sakamichi no Apollon necesitaba, pedía a gritos más episodios. Solo piénsenlo: Convertir un manga de nueve volúmenes en una serie de 12 episodios es una tarea titánica para cualquiera, y de no ser porque la persona en la silla del director era motherfuckin Watanabe, esto podría haber resultado un desastre de tomo y lomo. De la que nos salvamos.
Aparte, están un par de twists medio chuscos en los episodios 10 y 11 que fuerzan el drama con una aplanadora y que te sorprenden por la inflada relevancia que se les da…, aunque esto también podrían haberlo solucionada con un mejor manejo del pacing.

Aahh… oh well, decir que las decisiones en la producción que contribuyeron a ese final fueron decepcionantes sería ser generoso. Pero dejando de lado eso, cómo dicen, el viaje es mucho más emocionante que el destino. De verdad siento que Watanabe transmite el alma y corazón de todo lo que quiso en este trabajo, y hasta los pocos metros que faltan para cruzar la meta es muy entretenido y cautivador. Otro clásico fallido que no alcanzó el 10/10 debido a las limitaciones de la industria, mas para nada por la falta de empeño o ambición de su staff. Si aún no lo han hecho, por favor, por lo que más quieran, véanla. No se arrepentirán.

PD: Tarde, lo sé. Pero no podía despedir la temporada sin reseñar esta joya. Saludos y disculpas a todos.

Run, brother, RUN!!!
La escena final: Una carrerita por el campo que resume el mensaje de la serie y evoca a sus mejores momentos a la vez que da cabida para una última tanda de chistes retrasados sobre la relación entre los protas y los actos censurables en los que incurrirán ahora que se han encontrado de nuevo. Perfecto, supongo xD

10 pensamientos en “Comentario: Sakamichi no Apollon (Life is just a Melody…)”

  1. Hace tiempo que no leo una buena critica, la serie me pareció exactamente lo que has escrito, no es lo mejor de watanabe pero si es buena para que sea recordada por años.

  2. Bien Sakamichi no Apollon fue entretendia a pesear de ser algo generica, me gusto que el tema de romance fue bien manejado, claro esta lejos de ser un anime de jazz, mas que nada se centraban en el amor.
    Fue buena, pero para mi no es de esas series que te dejan marcado como lo fue Mawaru el año pasado.

  3. Y aquí tenemos a la primera candidata seria para mejor ANIME DEL AÑO. Yo me quedo con tres momentos que fueron manejados magistralmente por Watanabe como para darle clases a otros directores de anime:

    1) El concierto en la escuela. Sublime.
    2) Cuando en la estación del tren Junichi no quiere llevarse a Yurika y ella le dice: “voy a regresar a mi propio mundo”. Ese fue un gran momento.
    3) En el último episodio cuando Sentaro esta jugando con los niños y oye la música desde la iglesia. Esa escena fue magistral.

    Ojalá Watanabe no se desaparezca tanto tiempo y nos siga dando más animes como este.

  4. Oiiiiii Titoooooo…!!
    No te olvides de la OVA de Nazo no Kanojo X…!!!
    >.<
    La vi ayer y aun no me la saco de la cabeza… :3
    Gosh…!!! All new content…!!!
    *faints*

  5. Un tanto apresurado la sucesión de los hecho,s pero aun asi increíble serie. Una trama simple pero muy bien dirigida, sencillamente espectacular

  6. Contento con el anime, mas capitulos le hubiese venido mejor y desarrollar mejor el romance de richaan yy kaoru, y narrar mejor algunoss elementos de nivel josei. Todo lo demas fue muy bueno.

  7. Que pedazo de anime, ojala hubiera mas producciones que transpiraran calidad como esta.

    Cualquier cosa que podria decir aqui ya fue dicha en la entrada asi que no lo veo necesario pero la escena casi-final de Kaoru en el tren, dejando el pueblo y a la chica que ama, buscando nuevos horizontes con un bento en mano y ella apareciendo en la estacion y despidiendose como lo hizo… todo.. me recordó a mi amada Hachimitsu T_T

    Y lo se.. mas de uno nos bajamos unos cuantos temas de Jazz despues de esta experiencia 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *