Chouyaku Hyakuninisshu: Uta Koi

Tras Chihayafuru, anime que cobró vida el año pasado y cuya popularidad no fue mayor (aunque de todos modos está confirmada la segunda temporada), ha llegado a nosotros otra serie que gira en torno a la famosa recopilación Hyakunin Isshu (cien poemas, cien poetas).
Utakoi nos presenta a Fujiwara no Sadaie, escritor, crítico y erudito de las letras, perteneciente al final del periodo Heian (siglo XII) que nos cuenta que estos sujetos (japoneses) tenían tal amor por las letras que incluso decoraban las paredes con ellas. Seleccionó 100 poemas de cien poetas distintos y como el amor es bonito, la mayoría trata sobre este tema.

Teika (otro nombre con que se llama al hombre mencionado antes), nos dice que contará por qué escogió tales poemas y como parte fundamental, las historias que están tras ellos. Y es que la retórica en ese periodo era practicamente una necesidad para la gente de la corte imperial, ya que para comunicarse y realizar actos que pueden verse tan sencillos hoy en día, como cortejar, tenían un protocolo asfixiante que incluía reglas tales como no poder verse las caras. Se pueden imaginar, con algo así, que expresar abiertamente los sentimientos era imposible, y el saber componer wakas (poema japonés) era entonces una necesidad casi básica (y por lo mismo, había toda una cultura en torno al asunto).

En la recopilación, podemos encontrar poemas de hombres y mujeres de distinto rango social, historias de amor de distintas personas que Kei Sugita (autor del manga original) a través de su personaje, Teika, interpreta de manera libre y que tiene la encomenadada misión de lograr en nosotros al menos el suspirar. Al menos, porque llorar, de todos modos, no sería una reacción exagerada, ya que por supuesto las historias tienen distintos finales pues se ambientan en una realidad que como en la de hoy, no siempre prevalece el amor. Logrados, frustrados, felices, comprensivos, pero sorprendentemente ninguno desesperado, vemos como el sentimiento se tiene que enfrentar a múltiples pruebas como son el estatus social (el mayor, sin duda), los compromisos y la realización personal.

Es esta última prueba que resulta interesante destacar. Todos sabemos la realidad de la mujer del periodo de la edad media en el mundo occidental, lo hemos visto en la escuela, en textos de historia, en películas, en libros diversos. Entonces, el conocer una realidad del mismo periodo en otra parte del mundo, y que resulta completamente distinta, es cuanto menos interesante. Utakoi nos muestra una mujer del periodo que si bien no puede tener el mismo nivel social que el hombre, sí podía escalar jerárquicamente por diversos medios, que incluía el intelectual. Y es allí donde te encuentras con la sorpresa de que existía la “opción” de la realización personal, que la serie nos presentará en algunas de sus protagonistas como opción de vida elemental.

La serie recorre sus pasajes siendo introducidos por el erudito que incluso alguna vez veremos ridiculamente vestido en tutú, o teniendo un episodio céntrico que sale del estereotipo de la serie para sacarnos unas carcajadas, con un grand prix “a la época” y entrevistas a los destacados poetas. El ambiente es entonces una onda que te puede llevar a la alegría o a las lágrimas, te pasea por estados emocionales pero que se asegurará de dejarte al final de cada episodio con una sonrisa, porque las decisiones de los seres humanos sí o sí buscan su propia felicidad.

En el apartado técnico, TYO animations nos presenta una animación hermosamente colorida, con unos bordes pronunciados en el diseño de personajes que si bien no es del gusto de los exquisitos en la materia, cumple con su función de ser un intermediario entre uno y las historias. La dirección corre a cargo de Kenichi Kasai, quien ya se maneja en la línea con series como Honey and Clover, y de la música se puede destacar el opening muy bien titulado “Love letter from nanika?” de ecosystem y el ending, “Singin´ my Lu” de SOUL’d OUT . Por el apartado de voces, tenemos un tremendo cast (por la variedad de personajes) cuyo eje será Yuki Kaji, voz de Teika quien también hace de las suyas como el gordito adorable de Accel World.

¿Qué tenemos de malo entonces? Tan adivinable que duele… ¡Subtítulos! Eso que es muchas veces cáncer, en el caso de Utakoi es significativamente doloroso cuando no se basan en traducciones trabajadas de los poemas. Son sus lecturas las que nos darán el sentido de la historia que nos han contado en el episodio y que por tanto resulta esencial para lograr la sensación que desea generar éste en nosotros.

Pero pasando de ese posible dolor, es Utakoi en definitiva, una serie que vale la pena ver por dos motivos centrales: La ambientación de un periodo desconocido para muchos y que resulta interesante de descubrir, y las historias que componen la serie, donde nos contarán sobre un personaje y quizás en el capítulo siguiente, nos centraremos en un amigo, conocido, o ex amante de él, porque si algo tenemos en común con nuestros cercanos, es que el amor siempre será parte de nuestra historia.

11 pensamientos en “Chouyaku Hyakuninisshu: Uta Koi”

  1. Es que es todo amorsh aquí, y sí es cierto el problema de los subs. Ya lo tiene en inglés, ni hablemos en castellano. Definitivamente, por su nivel lingüístico es una serie difícil de adaptar al resto de idiomas, aunque no se puede decir que los traductores no lo hayan intentado.

    En otro orden de cosas, Narihira <3

    1. Odio a Narihira, porque es un personaje odiable que no puedes evitar amar. Y luego escuchas/lees sus poemas y lo amas mucho más… Y terminas rogando que se transforme en viento y entre por tu cortina.

    1. BITCH PLEASE. También era el novelista en Un-Go, y ese personaje te gustó. ¿De verdad piensas perderte a Fujiwara no Tokyo Towa (que Nami me corrija si me equivoco) por un simple zapato con aires de grandeza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *