Comentario: Natsuyuki Rendezvous

Cuando terminó Natsuyuki, comencé a pensar cómo hablar sobre Natsuyuki. Cómo contarles de manera apropiada el sentimiento contradictorio que me produjo la heredera espiritual de Sakamichi (Por temas de bloques, Noitamina), que siendo de igual modo un Josei, con una duración original menor (4 tomos), tenía de todo para ser muy bien adaptada en los 11 episodios que acabamos de conocer.

El jueves por la noche me esforcé a pesar de los típicos problemas del estudiante promedio (trabajos, trabajos) en ver lo que decidiría mi impresión general acerca de la serie, junto a mi gato blanco y viejo que tiene una infección en sus ojos. Yo terminé sin rostro, él no pasó del minuto tres cuando ya se había aburrido y me había dejado el lado de la cama con ese calor que se va tan rápido como llegó. Y es que así, a medias, completamente a medias, me dejó “esta cuestión”.

Ficha: MAL
Ver: Crunchyroll

Natsuyuki Rendezvous cuenta la historia de Hazuki (kun), joven adulto que enamorado de la dueña de una florería pasa seguidamente por el lugar para comprar alguna planta y llevarla a su habitación que rápidamente se ve saturada por ellas. Pero se da la instancia de trabajar como su ayudante y por supuesto, la aprovecha.
Ella, una mujer (algo mayor que él) viuda, tiene en principio cerrado su corazón para cualquier otro. Mantiene la tienda que junto a su marido han construído y vive en el segundo piso que Hazuki conoce en un primer acercamiento mayor. Pero no es solo el lugar donde habita lo que descubre, sino que también que el espíritu de su marido sigue en el lugar. Shimao, fantasma de un hombre que murió sabiendo su triste destino a causa de una enfermedad que lo condenó toda su corta vida, no fue capaz de cruzar al otro lado y se quedó junto a su mujer a quién definitivamente no tiene la intención de entregar a otro.

El triángulo es lo interesante de esta historia. Hazuki se verá constantemente atormentado por un fantasma que no le permite dar paso con la mujer de sus sueños, mientras ella no da cuenta de nada. Aún con ello, él tomará valor para declararse y así comenzarán una relación que irá lento por las piedras.

¿Y entonces en qué “topamos”?

En el desarrollo. Ahí está el único y principal problema de la serie. Los personajes son, en ambos casos masculinos, lo más sólido que nos presentan. Hazuki es por un lado decidido y atolondrado, como cualquier veinteañero que no ha cumplido su primer cuarto de siglo. Shimao por su parte es mucho más complicado de comprender, lo que se explica por su situación y experiencia de vida, que mayormente en un principio conoceremos a través de Rokka (Chan) para luego adentrarnos más en su mundo cuando a causa de una borrachera, Hazuki le prestará su cuerpo para usarlo y así, volver a hablar con la mujer de su vida y otra vida.

La relación en entre ambos es entretenida y en varias ocaciones tendrás ganas de golpear a un Shimao que actúa cual “troll” del pobre joven enamorado. La protagonista por su parte tendrá suficiente con tener que superar sus sentimientos y recuerdos, para poder pensar recién en la idea de comenzar algo nuevo. Por lo tanto la serie se vivirá en esa disyuntiva que para nuestra mala suerte, queda muy en el pasado. Cuando Shimao tome el cuerpo de Hazuki, el joven se adentrará en el mundo del fantasma, que será toda una analogía del florista como principe y Rokka como la princesa de todos los cuentos de hadas habidos y por haber. Destacable solo es en esta parte la conversación que príncipe y Hazuki tendrán en un escenario de tormenta. Rokka por su cuenta es insípida, y cuando abre los ojos (recién al final) se aprecia forzado y sin magia.

Y ahí queda todo. Una idea que se nos presenta muy entretenida se irá desinflando lentamente y para los últimos episodios estrepitosamente, llegando a un final que si convence, te deja con la sensación de que podrían haber ocurrido muchas más cosas, que se perdió mucho del potencial de la idea y que en definitiva: Faltó. Verla una vez a la semana resultó soportable, pero el factor lentitud puede hacer que una persona que la desee ver en grupo de episodios, o a modo maratón, se aburra rápidamente.

Algo así nos ocurrió contigo, Shimao (kun)

Para los que juzgan una producción por animación, no se quejarán. Para los que juzgan una producción por calidad vocal, tampoco, aunque es Nakamura Yuuichi (Hazuki) el que se lleva todos los aplausos. Para los que juzgan una animación por su ost, quedarán conformes. Pero si la “cosa” se siente por la trama… Quedarán seguramente a medias.

4 pensamientos en “Comentario: Natsuyuki Rendezvous”

  1. Creo que mucho de lo que indicas es cierto (los sentimientos forzados de Rokka hacia Hazuki ya casi al final fue un detalle poco favorable a la serie). Dentro de lo positivo es el performance de Shimao quien es quien mueve toda la serie, de manera inesperada, como robándose el show. Pero bueno, dentro me parece una propuesta atractiva. No es una grandiosa serie, pero se deja ver.

  2. Sin haber visto aún la extensión del manga, a partir del cap de la borrachera queda patente que a la serie le va a ir mal. Los primeros capítulos son entretenidos, bastante buenos incluso, al desarrollarse las diferencias entre el hombre vivo y el hombre muerto, e ir viendo en pequeñas escenas (muy pequeñas), lo que siente la jefa. Pero hasta ahí. Esa ilusión onírica / mundo de yuppy en el que queda encerrado Hazuki, el enredo exagerado de Shimao y los monólogos de Rokka vuelven la serie insufrible, lenta y aburrida. He visto los nueve capítulos que me faltaban en maratón, y los cuatro últimos no hayaba la hora de que terminaran, en cierto momento. Pero tampoco es culpa de la situación: cuando sucede, que Hazuki preste su cuerpo no parece tan descabellado, especialmente en el momento de declaración de Rokka, en el que yo pensaba que habría vuelto cada uno a su sitio en silencio, tras la aventura anterior. Pero no, ahí es cuando más se enreda y echa a perder, y más se desaprovechan situaciones. Y por culpa de eso es que luego tenemos que aguantar esos monólogos estúpidos y esas alucinaciones “misteriosas” en las que todo el munda sabía qué pasaba menos el protagonista. ¡Al menos me hubieran puesto algo smut! (Bueno, mejor no).

    El último capítulo ya se llevan el premio: charlas sobre suicidio que no vienen a cuento según el “desarrollo” del personaje y momento de tensión más falso que la calidá de Vampire Knight. Y un final-epílogo que… ¿Qué? En serio, me esperaba algo mejor.

    De todos modos, con todo lo malo que he dicho, igual creo que leeré el manga, para ver en qué difiere de la serie y qué tanto lo echaron a perder… o mejoraron. Y ya no sigo, que acabo de recordar que no me he quejado de la planta, lo que supuestamente da nombre a la serie, y que… ¡Agh!

    1. tu comentario fue lo mismo que estaba pensando mientras mas lo leía mas asentía jaajja
      Es desesperante porque veía un capitulo esperando que se resolviera eso de salir del cuerpo de hazuki y ver un mejor trama pero no, te lleva al final y te quedas como insatisfecha :/ como bah! ya se acabo 🙁
      Puro relleno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *