Archivo de la etiqueta: Rinne no Lagrange

Screenshot(s): Tontos y culposos placeres <3

Es gracioso, pero los únicos otros dos animes que pude terminar de la temporada pasada son de aquellos sobre los cuales en otros tiempos (tras vérmelos bien escondido en un rincón sonriendo como un tarado, eso sí :3) no me hubiera molestado en escribir… Tiene que ser cosa de esa temporada tan débil… una conspiración del moe (como cada año) ¿O quizás no? Veamos:

PHILOSOPHIC MOE MECHA
Créanme que entendí más el final de Evangelion que este :S

La primera es Rinne no Lagrange, una serie cuya mortal combinación de niñas lindas en faldas + SUPER ROBOTS SUPERPOWEROSOS representaba un placer culposo irresistible para quien escribe. De esos productos simples y estúpidos que puedes aguantar a base de unas buenas batallas espaciales, personajes más o menos agradables y uno que otro momento fanservicero en cada cap.

No obstante, es ahí donde me sorprendió, ya que conforme la cosa avanzaba, eran otras las cosas que hallaba disfrutables. Fue como si el staff se hubiese dado cuenta a mitad de camino de que con esos personajes y presentación tan chuscos no le convenía centrarse en el DEEP SERIOUS conflicto interplanetario, decidiendo optar en su lugar por la fusilada ruta del slice-of-life de colegialas. Poco a poco (tal vez por problemas de presupuesto, quién sabe), las peleas y la charla política se hicieron raras y la mayor parte del tiempo lo que teníamos era a nuestras protagonistas haciéndose amigas, ayudando en el festival escolar, bañándose juntas, etc… ¡Y lo gracioso es que funcionó! LOL No, en serio. Esos momentos sonsos se sintieron genuinos y para ser eso estuvieron muy bien ejecutados (más que en cientos de clones de K-ON!), consiguiendo el milagro de que le agarrara cariño a las chicas y a algunos otros del cast (los dudes esos, no sé, como que caían muy bien). Lo suficiente como para ignorar las estupideces y querer ver cómo termina todo en la segunda temporada que se viene en Julio. Quién lo diría.

Mención aparte merece el último capítulo que aunque dejó que desear como toda la serie (¿qué rayos pasó? ¿alguien sabe? °-°), tuvo una dirección excelente y usó una narrativa bastante original, que otro anime promedio ni se atrevería a intentar. Además, cerró en una nota de lo más agradable, quizás demasiado rosa pero que le cayó como anillo al dedo al show.
¿El Veredicto final? Decentona y divertida, si bien nada especial y muy difícil de recomendar.


DAAAAAWWW *u*
Si, él es un loser y ella una lerda, pero... pero... HNNNGGG!!! *u*

Por otro lado, el caso de Ano Natsu de Matteru, antes que nada merece comentarse por mostrar claramente cómo una gran ejecución hace maravillas con una historia mediocre.

Porque no hay que engañarse. Esta serie en esencia no es más que una fantasía romántica masculina de “chico-conoce-chica-mágica/extraterrestre/fantasma/whatever”, de aquellas que eran tan comunes en los 90s y a las que de cierto modo homenajea. Personajes, trama, desarrollo…, todos sus aspectos están al servicio de eso y la cosa no pretende ser algo más. Hasta se podría decir que juega a lo seguro, pues cumple a rajatabla casi todos los clichés del género: la pareja principal conformada por el dude loser buena gente del que todas se enamoran (se hubieran lucido poniendo a fuckin “no-homo” Tetsuro de prota… o a la “agente L” LOL) y la típica chica lindísima (lo repito: LOS JODIDOS LENTES!!!!! *¬*), casi angelical, ignorante de nuestro mundo que se enamora perdidamente de él (no es que tuviera otra opción, ¿o si?); la osananajimi tsundere, el polígono amoroso, los lloriqueos, los caps en la playa, la pseudo-rival venida de otra parte, la mascota “Pokémon”, etc. Sin mencionar que el tema de lo extraterrestre termina estando de más en la trama, ya que su única función es proveer una andanada de Deus Ex Machinas tan descarados en su conveniencia que dan miedo (lo de la hermana y las “malignas” sondas de recuperación, principalmente).

Sin embargo, hay un factor que la hace si bien no buena con todas sus letras, algo que vale la pena para pasar el rato y es la mano de Nagai Tatsuyuki, el curtido director de Toradora! y Ano Hana, por citar algunas de sus obras. Gracias a él, al cuidado que le pone a la atmósfera, a los diálogos y al arte, aquellas escenas dramáticas o romanticosas que de otro modo te darían risa por la cursilería estúpida y que de hecho (con esos personajes tan de cárcel) tienen todo lo necesario para resultar así, terminan siendo en su lugar adorables y conmovedoras.
Un detalle que tal vez no contribuye a la verdadera calidad de la serie, que te puedes sacudir fácilmente pensando un poco en los errores que en ella abundan o en el patético nivel de caracterización; pero igual uno que hace de ella una MUCHO mejor experiencia…

Tanto que por unos segundos puedes dejar de sentirte culpable.

La canción de la semana: TRY UNITE !

girls and mechas

Título: TRY UNITE !
Artista: Nakajima Megumi
Serie: Rinne no Lagrange
Tipo: Opening

Otro indicador de lo débil que es esta temporada está en la música, o mejor dicho, en la falta de ella. Aún entre las series destacables, es difícil decir si hay una canción verdaderamente recomendable, que denote especial calidad o incluso una que guste lo suficiente como para que me resista a saltármela cuando veo un capítulo. Y es por eso que, en un giro por demás curioso, la que resulta ganadora, aquella que tengo pegada al cerebro en estos momentos y que se irá segura a la lista del reproductor no es otra que el OP de Rinne no Lagrange; serie de niñas moe + mechas la cual es mi sucio placer culposo de Invierno 2012 (Así es: No me he perdido ni un solo cap… Pueden demandarme si quieren ;__;).

Hablando en serio, TRY UNITE! es una canción muy típica y sin pretensiones, pero que agrada de forma inesperada gracias a sus potentes, interesantes y pegajosos arreglos y ritmo. Además, la voz de la destacada cantante (aunque pésima seiyuu) Nakajima Megumi, librada esta vez de cualquier necesidad de transmitir drama, calza a la perfección; consiguiendo al final un buen balance entre esa música capaz de darte una inyección de ánimo y la que escucharías para simplemente relajarte. Vale la pena chequearla.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar:
Mediafire

Letra:

Season Screenshot #3: Más y MÁS niñas en el Espacio

And then... pantsu
Exhibit A: Mechas + Chicas + Espacio + TETAS Y CULOS

O__Ó ¿Haaaa…? Nomás imaginen mi sorpresa cuando luego de la, por suerte, agradable experiencia que terminó ser Mouretsu Pirates, ahora resulta que la temporada está PLAGADA de aventuras espaciales con niñas en trajes de colores que pilotan máquinas gigantes. Increíblemente hay otras dos series con prácticamente los mismos elementos, hasta con cierta aura “EPIC” (estamos por cierto en una season considerada “débil”, lo que lo hace aún más extraño), planeadas para más de una tanda y con TREMENDO presupuesto detrás. ¿Qué pasa? ¿Estos estudios low-profile (Satelight y XEBEC) se han puesto de acuerdo para agitar las aguas o qué?

Sin embargo, como pueden ver arriba, hay una diferencia clara con respecto al anime de las piratas: fanservice hasta en la sopa.
En la primera serie, Rinne no Lagrange (2 eps.), esto se entiende porque el estudio a cargo no es otro que XEBEC, responsable en tiempos recientes de verdaderos “clásicos” (HAHA) como To-Love-ru, MM! y Rio: Rainbow Gate. El staff, añorando al parecer sus épocas de gloria (de cuando hacían Fafner, por ejemplo) reventaron el chanchito y apostaron todo a este engendro, dotándolo de unas super peleas de mechas francamente ALUCINANTES, cargadas de luces, explosiones, fluidez…, preciosidad mechatardística por donde se les mire; pero por otro lado, como para recordarnos que los mandamases de la compañía siguen siendo los mismos, olvidándose soberanamente de que esto solo funciona con unas fuertes narrativa y caracterización. Es decir, Rinne no Lagrange se ve bonita y ya. Bajo su fachada no hay más que una historia mediocre y unos personajes que podrían ser reemplazados por maniquíes (la primera chica grita, la segunda anda callada y la tercera pues… “rebota” xD), carencias que además se intentan cubrir con cuadros de tetas y pantsus cada 5 segundos. Suerte recuperando tu prestigio, XEBEC.

OU YEA
Exhibit B: Mechas + Chicas + Espacio + Tetas y Culos + WHAT THE HOLY FUCK

En cuanto a Aquarion EVOL, el problema es igual de grave (tras 2 caps, tampoco pienso seguirla) aunque tal vez más fácil de digerir. El show, una secuela ambientada (no es broma) 12 000 AÑOS después de su antecesora (Sousei no Aquarion, serie que droppeé, aunque no es que haberla visto haya importado para entender esta) y con casi el mismo staff del que hizo gala Macross Frontier (incluida la gran Kanno Yoko en la música. Sinceramente lo puto mejor de la serie), también es visualmente fantástico a la vez que increíblemente estúpido y fanservicero (trata de una humanidad separada en hombres y mujeres que se tienen que unir para pelear con unos aliens. Wait. Esto me suena… :P); no obstante lo compensa un poco al no tomarse completamente en serio, de lo cual son prueba principal los combates de mechas. Estos contienen secuencias de LOLZ absoluto, cargadas de ataques ridículos, pantallazos epilépticos de colores y referencias descaradas a… eh… pues a SEXO. Exacto. En este universo, resulta que la fuente de poder de los robots es nada más y nada menos que el “impulso sexual” de los pilotos (FUCK!! Le ganaron a Takuto xD), concepto que convierte a la serie en alguna clase de estilizada pornografía subliminal. LOL No diré más sobre eso, excepto que por un tiempo no podré ver de igual forma a dos mechas combinarse… o_o

Meh. De todas maneras prefiero a las piratas moe ^^.

El Resto: